Home / Columnas / France Championne

France Championne

France Championne
5 (100%) 4 votes

Por Antonio Ibarra Monsalvo

Atención aquí: lo siguiente es un ejercicio de especulación basado, enteramente, en la imaginación de este escritor.

Es julio 15 del 2018. Francia e Inglaterra disputan la tan anhelada Final…

El viento frío de la capital rusa le pega en la cara al pasto verde del Estadio Olímpico Luzhnikí; las gradas se voltean a ver con las pupilas de la ilusión, similar a la que se siente cuando se abre un sobre de estampitas; las redes que envuelven a los tres palos se visten de gala; mientras que la delicada cal se pinta con el rímel blanco de las grandes citas, esas que casualmente terminan con un buen sabor de boca.

El pitazo inicial se escucha hasta la Plaza Roja; los equipos se trasladan sobre un hielo que enfría las voluntades, adormece las piernas y envejece las ideas; parece que a las 22 almas que se encuentran en este gigante de césped color esmeralda les pesan las costras que dejó la Revolución y el socialismo hace unos cuantos años.

Los ingleses, puntuales como lo han sido toda su vida, se acercan con el misterio de lo imprevisto y arremeten con la improbabilidad hecha gol. Harry Kane hiere con un disparo de tres dedos, colocado a la base del poste izquierdo; el viento ruge agitado, los hooligans gritan con garganta de regocijo, mientras la noche cae con desesperación en el marco francés.

Pero los galos, con el anhelo de la victoria, se deslizan por los senderos del hielo en una emocionante aventura para marcar dos goles fríos, tan fríos como los hielos del Vodka Ricky que bebo mientras observo el partido. Antoine Griezmann, propulsado por el viento fresco y con la prisa de un carterista, impacta una pelota brava que termina en el fondo de la red inglesa. Francia empata y se le va a la yugular a una Inglaterra aterrorizada.

En el perímetro del estadio se escuchan las sirenas de las patrullas; parece que están anunciando algo. En tanto, Griezmann tira un taquito de espaldas a la portería que viaja varios metros sobre el área sin que nadie le eche una soga para frenarlo; solo Kylian Mbappé le da sentido a tan genuina asistencia y aniquila a los ingleses con un potente disparo.

Así, el hijo pródigo, con la seducción de un caballero, le giña el ojo a una dama de oro que excitada lo observa de cerca y que le susurra al oído “France Championne .

Francia

 

About Editorial

Te puede interesar

Reporta Pemex ganancias por 27 mmdp en tercer trimestre

Rate this post Ciudad de México. – Petróleos Mexicanos reportó una utilidad neta de 27 ...